Amosando publicacións coa etiqueta Anagrama. Amosar todas as publicacións
Amosando publicacións coa etiqueta Anagrama. Amosar todas as publicacións

venres, 5 de xuño de 2015

A ialma de toda carne é o sangue


Por eso dije a los hijos de Israel: no comeréis la sangre de carne alguna, pues el alma de toda carne es su sangre: aquel que la comiere será exterminado. 

(Levítico, XVII, 10-14)

Hoxe foi o día da Eucaristía -isa "cea" onde se toma o corpo e o sangue de Cristo-. O Corpus Christi é festivo na Comunidade de Madrid, sen comentarios. "Un xoves no medio de todo no que ninguén ten ponte" quéixanse as miñas amigas, unha profe da privada, a outra executiva. Bueno, alguén a terá e outros nin tan sequera librarán, penso.

Hoxe libro, libro completo como todos estes días dende fai un mes, e dou un paseo á mañá pola cidade. Xa fai dous días que vai calor. Pero todo está limpo aínda: as flores respiran ao sol, o barrio semella lindo. Imos indo da man almorzar fóra. Por aquí todo o mundo semella vivir nun pobo. Os restaurantes veganos son anunciados en bicicletas deitadas sobre árbores con cestiños cheos de pétalos, os nenos berran entre os chíos dos paxaros. 

Hoxe lémbrome dos meus compañeiros da libraría, que estarán traballando de sol a sol. Uns cantos, os outros librarán debendo o día.  Fea cidade de horario liberalizado. Fea cidade que nos rouba o sangue. Sabiades que a ialma de toda carne é o sangue? Pois iso, o traballo mal xestionado róubanos a vida. Eu aínda non podo deixar de sentir pánico cando atopo no meu moedeiro un ticket do zara que berra orguioso: ABRIMOS TODOS OS DÍAS, dóbroo, ráchoo, lo boto. 


Despois do almorzo, xa soa, paso por diante dunha tremenda porta misteriosa e axardinada, e penso que detrás está Manderley
Paseniño camiño arriba e abaixo a Cuesta de Moyano, paro en cada posto, curioseo os libros...estes libreiros están máis empoderados: algúns non abriron e todos os que están van xantar á súa hora, e para iso pechan as súas portas. 
Atopo El despertar de los vampiros, un traballo de Jean Marigny, de donde estraio moita información que explica o meu amor polo sangue. E tamén unha edición pequerrecha aínda que de Anagrama, de Ancho mar dos Sargazos, esa fermosa novela de Jean Rhys, por dous euriños. (Se pensara que algunha vez alguén vai coller este diario secreto, engadiría a esta páxina unha pestaniña despregábel na que dixese: "Se liches Jane Eyre e che deu arrepíos pero tamén sentiches fascinación por Bertha Mason, a tola do ático, corre por iste libro. Rhys desenrola por completo a historia da silenciada primeira muller do estúpido Rochester.")






mércores, 27 de maio de 2015

Girls invented punk rock not England*, unha reseña de "Cómo se hace una chica" de Caitlin Moran



Xa se pode ler a miña reseña (en castelán) sobre a novela de Caitlin Moran Cómo se hace una chica (Anagrama, 2015). Aquí no blog de La Central.
O diario en papel que a publica está disponíbel na rede de librarías en Madrid e Barcelona, ata fin de existencias. Na rede aquí.


Caitlin Moran sabe que no todas somos tan valientes como ella, o que no todos tenemos las cosas tan claras desde edad temprana, por eso ha elegido hablar de las jóvenes solitarias. Su novela, más que un manual de autoayuda, funciona como un manifiesto. Este es el diario de una adolescencia trasunto de la suya. La historia está protagonizada por Johanna Morrigan: divertida (pobre), empoderada (gorda) y lista (inexperta). Esta chica sabe que en otro momento histórico hubiera sido una obrera como cualquier otra, de existencia triste y esclava, sin libros, ni música, ni trenes para ir a Londres. Pero aquí y ahora, a pesar de vivir bajo el yugo de Tatcher en un barrio obrero en los años noventa, puede hacerse a si misma. Puede pretender ser alguien, no ser invisible, algo que la obsesiona.


La escritura es la puerta de salida de la casa de protección oficial que papá, un músico fracasado, mantiene a base de fraudulentas ayudas estatales a la invalidez. Así, Johanna crea su propio personaje “Dolly Wilde” crítica musical, para irse a un Londres cuyo combustible es la música. The Smiths, My Bloody Valentine, Tennage Fun Club, Bikini Kill, Pixies, The Fall... le hacen de banda sonora a personajes con los que se identifica de la televisión y la literatura, y a los que convierte en sus referentes de la cultura popular, para construir una identidad resistente, que se tiene que ganar todo a pulso, y una feminidad fuerte, que lo tiene todo más difícil.“Oir a las mujeres cantando canciones sobre ellas mismas, y no a los hombres cantando sobre las mujeres, hace que de repente todo parezca maravillosamente claro, y posible. Cuando eres adolescente las canciones son mágicas, te hacen creer que puedes cambiar las cosas. Como reza una camiseta de Kim Gordon: Girls invented punk rock not England.

Punk y consistente, este texto semiautobiográfico del devenir adulto en la Inglaterra profunda, no está exento de crítica social. Por ello, es un rockstar working class hero al que Johanna idolatra, el que mejor nombra en entrevistas y artículos la conciencia de clase de la protagonista: «Cuando la clase media se pone vehemente hablando de política, está pensando en sus privilegios: sus amnistías fiscales y sus inversiones. Cuando los pobres se ponen vehementes hablando de política, están luchando para sobrevivir».

La trama todavía se desarrolla en ese finales del siglo XX donde votar a la derecha o a la izquierda suponía algún cambio. El relato, a pesar de estar situado socialmente y de tratar el sexo con crudeza y naturalidad –mucho se ha hablado de la la escena de la masturbación que lo abre– está preñado de humor y desparpajo. Explorar el sexo forma parte de este trabajo de conocerse. Así, la autora ha confesado que no quiso rehuir el tabú, sino analizar los ejes de la sexualidad en la pubertad: la mirada masculina (male gaze) que condiciona a las chicas, y lo desconocido de su deseo. Pero sobre todo quiso mostrar el sexo en positivo, oponiéndose al imaginario cultural del que suele dar cuenta la literatura, donde las jóvenes se relacionan a partir del interés que despiertan en un hombre, normalmente mayor y experimentado.


Este libro forma parte de la misión que parece haber emprendido la escritora para legarnos lo que ha aprendido en el camino de llegar a ser ella: cómo ser mujer, cómo reinventarse, y por venir está Cómo ser famosa... Moran, que también guioniza Raised by Wolves una sitcom sobre crecer en Wolverhampton, y despotrica sobre cultura y política en Moranthology, nos contagia –con el poder de transmisión que le da la escritura y una actiud heredada de las Riot Grrrls– su impulso valiosísimo de seguir queriendo cambiar el mundo.



*lema nunha camiseta de Kim Gordon  



xoves, 30 de abril de 2015

Divide e vencerás. A traducción como utopía comunitaria

Últimamente penso moito no que se dí sempre da traducción.
Un texto traducido non é o mesmo texto.
Aquí ábrese un río de posibilidades nos que soemos explicar que traducir é intervir, traspasar, trasladar... dicir case case o mesmo...e se nos queremos poñer serias, pois entón hai que falar de traizoar.
Pois ben, hoxe aquí veño a dicir algo moi sinxelo.


Cando unha lectora se dispón a rechear esas lagoas de clásicos que lle quedan por ler, é unha importante laboura apostar por unha e outra traducción. No caso de Orgullo e prexuizo a miña elección non foi moi teimuda. Quixen elexir a versión na que o texto avanzara mellor, debo xustificar que quixera que fose fluido para que non me levase a ter que parar a vida. Normalmente se leo algo escrito no XIX síntome do XIX. Se leo algo de Alt-Lit volvo sentir que teño 20 anos e son americana, realista e suxa...
Se pescudas un pouco na rede de qué tradución ler desta obra de Jane Austen, rulan críticas sobre se o mítico comezo: It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune must be in want of a wife...pode ser  traducido por...Es una verdad reconocida por todo el mundo que un soltero dueño de una gran fortuna siente un día u otro la necesidad de una mujer? 
 Ese un "día u otro" indigna a moitxs lectorxs...
Pero para min, a traducción de Ana María Rodríguez en De Bolsillo Mondadori, axudoume a ler un texto claro e intenso.
Porque... a quén queremos enganar? Seica unha traducción pode cubrir século e cuarto de tempo e un salto ao baleiro dunha lingua xermánica a unha románica? Non o creo. Cando eu me pirro por un libro, logo vou ao orixinal. E iso que non leo en moitas linguas. Pero non nos podemos trabucar: traducir é recrear, é dicir (non CASE o mesmo senón) ALGO parecido, é trasladar e polo tanto viaxar dun sistema lingüísitico -e polo tanto mental- a outra cultura... Iso sen contar que do imaxinario e ideoloxía dun/ha escritor/a á mente do traductor vai outro treito...

Aquí vos deixo unha fermosa e acertada reflexión de Adam Thirlwell incluída no ensaio La novela múltiple, recentemente publicado por Anagrama. Fala sobre a tarefa de volcar un texto a outra lingua, isto é, a outra cultura, pero tamén sobre cómo a traducción intervén na realidade configurando unha comunidade lectora (utópica) da que parte. 

«Durante mucho tiempo, estuve dedicado al desarrollo de un proyecto para demostrar que las novelas se podían trasladar a cualquier idioma. En plena época de la aviación, elaboré este proyecto de las novelas como múltiplos. De modo que sí, al pasar del esquimal al inglés, o del inglés al japonés, habría cambios, pero éstos serían irrelevantes en cuanto a la cuestión básica de la calidad: no disminuirían el valor de esa novela en la historia de su arte. Sin embargo, esta primera versión básicamente confinaba el proyecto a oraciones mientras que una novela, obviamente, es algo mucho más grande que una oración. Y si bien este hecho no es ninguna novedad, provocó que me comenzara a preguntar si la novela no sería algo mucho más extraño de lo que había pensado en primer lugar. Así pues, comencé a pensar que este proyecto necesitaba una filosofía menos convencional y más exhaustiva. Necesitaba centrarme en la destartalada extensión de las composiciones más puras. Y es que hasta una composición única, estaba descubriendo, era un múltiplo. Este proyecto era, sin embargo, utópico: pretendía ser una plataforma para colectivos. Lo cual quería decir que necesitaba considerar las implicaciones de un último elemento: el lector ausente y múltiple.»


[As imaxes son miñas, agás esta da capa da editorial Anagrama]